domingo, noviembre 16, 2008

ESCRITORES DE SONORA
(EN LA FERIA DEL LIBRO DE HERMOSILLO)
RENUEVAN SU FE EN LA FE
.
___Déjenme contarles que concluyó la Feria del Libro de Hermosillo hace unos minutos, digamos que hace unos 104 minutos. La Feria fue dedicada al escritor cajemense Carlos Moncada y eso despertó un tsunami de reacciones en tres ciudades de la Entidad que en su momento voy a detallar aquí. Hoy no porque es domingo todavía.
.
___A diferencia de las ediciones anteriores, durante los días que duró la Feria, disfrutamos de un clima privilegiado que seguramente beneficiará el prestigio de Sonora a los ojos de los observadores de latitudes menos extremosas, pues es célebre nuestra Entidad por hacer Ferias del Libro y otros actos circenses temerarios a 40 grados de temperatura y más. Los libreros provenientes de otras esquinas de la República sabrán que, de ahora en adelante, pueden venir a ofrecer sus novedades editoriales sin la ominosa amenaza de verse expuestos al temible "golpe de calor", azote que, por otro lado, sufren sin misericordia los paisanos que se aventuran a cruzar ilegalmente rumbo al sueño americano a través del Desierto de Altar, intento que centenas de ellos no alcanzan a narrar.
.
___Es verdad que Fray Eusebio Kino lo hizo a lomos de un equino (no se sabe exactamente la variedad). Al decir, atento lector, "lo hizo", debes saber que me refiero a que cruzó el Desierto de Altar, no a la acepción que tiene la expresión "lo hizo" para referirse eufemísticamente a "hacer el amor" -sin efuemismossería simplemente "coger"-. (La única persona que he sabido que "lo hizo" a bordo de un cuadrúpedo mamífero fue la mongola calentona que refiere Álvaro Enrigue en su más reciente contrafuerzo narrativo Vidas perpendiculares. La mongola "lo hizo", por cierto, con un personaje singular al que el narrador de la novela de Enrigue denomina "chinazo" -*-).
.
___Sin embargo, hay que considerar que en aquellos tiempos (los de Kino, no los de la mongola), los peligros concomitantes al desértico cruce hacia el Norte no tenían que ver ni con patrullas fronterizas, ni con minutemanes, ni con individuos cuyo sentido de la ganancia fácil supera las intenciones de la banda de los Hermanos de la Hoja que protagoniza Astucia, obra cumbre del potente novelista mexicano del siglo XIX Luis G. Inclán -**-. Nos referimos a las bandas de coyotes y narcotraficantes que a partir del siglo XXI han dado nuevos y profundos significados a conceptos como solidaridad, lealtad y milicia.
.
___Digo todo esto para señalar algo que seguramente, paciente lector, olvidarás mañana cuando te laves los dientes y te veas en el espejo: Escritores de Sonora, A. C. por primera vez colocó los títulos de sus agremiados y de otros escritores no agremiados en un stand de la Feria en cuya razón social decía justamente "Escritores de Sonora, A. C." El puesto estaba ubicado en el corazón de la Feria, junto al kiosko, y en su interior había indicios suficientemente claros para suponer que los libros que ahí se exhibían eran "made in Sonora" hasta la médula. La presencia de ESAC por primera vez en la Feria es una omisión que nuestro colega Víctor Hugo Barrera registra en su reportaje dominical en "Perfiles" pese a que sí menciona a la pujante editorial oaxaqueña Almadía vecina de ESAC en la Feria (Qué pues, Víctor Hugo).
.
___Cuando leí los comentarios de Mariano Azuela sobre la "novela mexicana", donde rescata la figura de Luis G. Inclán, me pregunté, con toda la legitimidad que puede suponer la pregunta, viniendo de un ignorante, claro, ¿por qué carajos el doctor Azuela habla de este tema de modo tan comtumaz?
.
___Porque él había abrevado de modo nada breve de la literatura europea del siglo XIX, la había comparado con la literatura mexicana del siglo XIX (Altamirano, Covarrubias, et. al.) y había llegado a la feliz conclusión de que Astucia era una novela verdaderamente "astuta".
.
___Así que "qué de raro tiene" que, bajo estos premisas conceptuales, Azuela haya escrito su memorable Los de abajo, la segunda novela desprovista del tufillo moralizante y edificador que caracterizó a sus paisanos predecesores. La primera es, con todo y el aroma a astringosol que despide, justamente, Astucia.
.
___Pero, ¿qué carajos tiene que ver todo esto con la Feria del Libro de Hermosillo?
.
___Mucho, querido lector, no sabes cuánto. Ocurre que nadie ha dicho nada de las babosadas de algunos críticos acerca de la cuestionable afirmación que defiende que Juan Rulfo fue el creador de la primera novela verdaderamente moderna. Tibios detractores de dichas babosadas afirman que fue Al filo del agua de Agustín Yáñez la que merece ese título, pero, nanay: la primera novela desafectada y reacia al moralismo narrativo del siglo XIX fue la emergente y primisecular Los de abajo.
.
___Ya!. Es todo: con la creación de la palabra "primisecular" esbozada arribita, todo el razonamiento precedente sobre la novelística mexicana se justifica en el marco de la Feria del Libro de Hermosillo dedicada a Carlos Moncada.
.
___Queda por aclarar, eso sí, lo implicado en este texto con asteriscos (mi maestra de español en preparatoria decia "arteriscos"). Pero aquí, donde se acostumbra, se aclara:
.
___-*- (gastados como están los paréntesis en este texto, damos a conocer a ustedes, amables y leales lectores, al asterisco entre guiones, una modalidad por demás inusual que conserva el mismo sentido que (*). "Lo hizo" guarda, tenlo presente, una connotación estrictamente sexual, de modo que entre ""lo hizo"" y "lo hizo" -disculpa el necesario aunque claramente explicable enredo tipográfico y puntuacional-, existe una diferencia semántica que bien vale este rodeo circunflexo.
.
___--*-- Algo iba a poner aquí que ya ni intento desenmarañar. Sirva de consuelo el hecho de que las cosas que se hacen con inteligencia habrán de aportar un buen cúmulo de beneficios a quienes sí desenmarañen las cosas (utilizo el uso deliberado del subjuntivo aquí con el propósito de que no desaparezca, tómenlo como mi aportación a la defensa de la lengua).
.
___Por ahora es todo. Ten en mente que la Feria del Libro de Hermosillo se consolida como un oasis de letras que, seguimos esa tónica aquí, ayudará sin duda a aclarar el panorama de los lectores, ávidos como son, de leer cosas que vayan más allá del entretenimiento superfluo.
.

3 comentarios:

Alex Ramírez-Arballo dijo...

Qué pasó, Nacho, parece que escribiste estas notas bajo los influjos de esas cervezas Bud, que tanto aprecias jejeje. Saludos a tu gente y a ver cuándo te pasas por mi blog.

nacho dijo...

Ese Alex: dónde andas pues... ya me leí todas las crónicas Canuk. Me gustó ese aire desenfadado con que narras tus peripecias... Nieve, vuelos, otros sabores y olores; mientras, acá todo sigue su parsimonia habitual.
Un abrazo
nacho mondaca
p.s. lo de las Bud, ¿se nota mucho? jajajaja.

Sanblas de la "o" dijo...

A la vestia. Muy discutible todo, NAcho. Lo que más me gustó de la feria fue la anacrónica figura de Monroy y sus libros, en los cuales los burros hablan. Me late que la figura de monroy seguira presente durante todas las ediciones de la feria del libro en hermosillo. Ahora, con la apariciòn de un stand de la sociedad de escritores puedo decir que la feria cada vez se pone mejor.
saludoxxx