martes, febrero 02, 2010

.
OBESIDAD EN MÉXICO Y COMIDA CHATARRA
.
___Entremos, pues, al problema de la obesidad en México. Ya se dijo que ocupamos el nada honroso primer lugar en este rubro. Tu dirás lo que quieras, pero basta levantar la vista para cerciorarnos del alcance de esta enfermedad: estamos rodeados de gordos y lo peor del caso es que la obesidad alcanzó ya a un porcentaje alarmante de niños.
.
___Sonora ocupa uno de los primeros lugares del país en sobrepeso. El hecho de que esto se haya convertido en una pandemia obedece a varios factores que van desde los culturales hasta los económicos y políticos. Somos un pueblo con tradiciones alimentarias basadas en el maíz y el trigo; consumimos una variedad de antojitos basados en estos cultivos que no representaría mayor problema si fuesen parte de una dieta balanceada. El problema es que una parte de la población carece de los medios económicos para hacerse de dicha "dieta balanceada", lo que redunda en un consumo excesivo de carbohidratos cuyo costo es relativamente barato.
.
___Sin embargo, la obesidad ha ido de la mano con el consumo de la llamada comida chatarra que incluye una creciente demanda de la llamada comida exprés: pizzas, sushi, hotdogs, tortas o hamburguesas, alimentos generalmente elaborados con los ingredientes más económicos en el mercado; esto es, con un elevado índice de grasas, conservadores y carbohidratos. Estos productos, generalmente asociados a la globalización y a las franquicias transnacionales -o sus versiones autóctonas- han ido sustituyendo paulatinamente el llamado consumo tradicional: tacos, tostadas, flautas, sopes, gorditas, etcétera.
.
___A esta tendencia se agrega algo peor: el consumo de productos producidos por industrias como Barcel o Bimbo con alto contenido de azúcares, sales y carbohidratos como son las papitas, fritos, doritos, donitas, napolitanos, pingüinos, submarinos, y varios etcéteras que resulta ocioso enumerar.
.
___El gobierno federal no ha sido lo suficientemente enérgico como para desterrar y aún sancionar a productos y empresas que fehacientemente resultan un factor en propiciar complicaciones de salud pública. Compañías como la Bimbo se escudan en que sus productos chatarra "cumplen" las normas que exige la Secretaría de Salud y argumentan que el problema reside en que su consumo excesivo. Lo que es cierto es que el mercado está inundado y aún infestado de productos chatarra y las campañas de promoción en los medios llegan al hartazgo.
.
___Estamos de acuerdo con las campañas de difusión advirtiendo de los riesgos que acarrea la obesidad, sin embargo, éstas serán inútiles si el gobierno no toma medidas drásticas para cambiar el perfil alimentario de la mayoría. La verdad es que se trata de un asunto de vida o muerte y los costos que el país destina para tratar la obesidad han comenzado a ser escalofriantes.
.
___¿Qué estamos esperando?
.

1 comentario:

Manuel dijo...

La marranez nuestra de todos los días...

Yo ya bajé la panza, y no a las rodillas. Puro correr, cero pistear, y bajarle a la tortilla.

Mi vida es una amargura, pero ya soy delgado :P jajajaja.