martes, marzo 25, 2008

LITERATOS, S.A.
.
___La labor del escritor es semejante a la del matemático o la del físico. Nadie sabe a ciencia cierta a dónde conducirán sus indagaciones, sus hipótesis o sus elucubraciones. Un día nos levantaremos y veremos en algún medio informativo que gracias a cierta ecuación matemática la especie humana puede aspirar a doblar el promedio de vida; que gracias a un descubrimiento de la física molecular podremos ir y venir a otros planetas en 24 horas. Al indagar sobre los resultados que ha obtenido el escritor, nos percataremos con sorpresa de que es el responsable de crear al matemático y al físico como personajes de una ficción en la que nos habíamos entusiasmado vanamente.
.

3 comentarios:

Carlos Mal Pacheco dijo...

Me encanta cómo este "post" (lo leí como una pieza de creación, no como una opinión sagaz en un blog) tiene muchas capas, es en verdad una cebolla del intelecto, me gustó mucho.

Aunque fuera del encanto de tu texto, el literato es más como un herrero o un panadero, a mi ver.

Buen trabajo, otra vez, Mondaca.

Beatriz dijo...

Clap, clap, clap.

Me pongo de pie.

(Los aplausos son onomatopéyicos porque están fuera del texto)

Me encantó.

nacho dijo...

Gracias por tu comentario, Carlos, y estoy de acuerdo en que el literato es un artesano, despliega su oficio buscando una clientela potencial; igual que el cocinero, en ocasiones produce un caldo de queso formidable aunque a veces se le quemen los frijoles. Je. Gajes del oficio, ¿no?

Beatriz flagelada, se agradece el clap clap, je. Un beso.