domingo, febrero 20, 2005

EL CÓDIGO DA VINCI Y LA NOVELA HISTÓRICA

Según algunos escritores, el actual auge de la lectura se relaciona con el fenómeno editorial de obras como El Código Da Vinci o Harry Potter; y atribuyen el repunte de la novela histórica al "desconcierto" con que se vive el presente. Yo diría que la vuelta al pasado (en el caso de El Código...) se debe más que nada a la ficción que se sobreimprime a algunos de los callejones más transitados de la historia.
.
Tanto nos aleja el presente de nosotros mismos como la novela histórica del sujeto que supone estudiar, de considerar a El Código da Vinci una novela histórica.
.
La novela histórica, la que refiere hechos y personajes reales, se ha puesto de moda porque en cierta medida es "fácil", es decir, se desenvuelve sobre un andamiaje preestablecido en el que el autor echa a volar su imaginación luego de empaparse de información pertinente. Se apega en lo posible a la historiografía oficial, pero llena huecos y lagunas echando mano de la configuración verosímil de personajes (reales o ficticios, generalmente como testigos involuntarios de sucesos comprobables), así como también de hipótesis e interpretaciones sobre hechos y fechas aproximadas.
.
Lo de "fácil" es un decir, pero lo cierto es que se está moldeando el criterio del lector promedio (pequeñoburgués o académico) hacia considerar este género "interesante y útil para comprender la historia", especialmente por el descrédito que a partir de mediados del siglo XX ha sufrido la historiografía oficial por virtud de la crítica.
.
La crítica a las tradicionales tendencias eurocéntricas, homocéntricas o positivistas ha puesto de manifiesto la necesidad de reescribir la historia; esta tarea ha tenido que enfrentar lastres oficiales e idiosincracias chovinistas y su desempeño ha ido cobrando espacios a contracorriente.
.
La novela histórica podría jugar un papel importante en esta misión, con tal que sus autores no se disparen; o dispárense, si se desea, pero no en nombre de la novela histórica.
.

6 comentarios:

Sandino Cruz dijo...

Me parece que esta novela de "ficción-histórica" reina desde el siglo 19; no creo que reemplace a la historiografía; su fin es el de entretener al lector y en ciertos casos acercarlo a la historiagrafía. Saludos.

Omegar dijo...

La cosa, creo yo, está en reorganizar la literatura histórica, es decir, torcerle el cuello: dejar a la historia tambaleante y a la literatura desesperada, con sólo unas cuantas páginas de algún cuento histórico interesante, entretenido.
Por otro lado, el que el común de la gente lea, aunque sea al señor Potter o el Código ese, siempre es una ventaja. Mejor leer, aunque sea mierda, que no leer nada.

Igor dijo...

Excelente su post. ¿Ha leído a un dizque filósofo llamado Richard Rorty? Yo estoy revisando un librito que se titula Contingencia, ironía y solidaridad. El mencionado autor argumenta que la literatura irónica ha hecho y hace más por la construcción del yo que lo que ha hecho el relato iluminista de la modernidad. Si no lo ha leído, hínquele el ojo, cuando menos se va a reir. Je.
Rencoria

nacho dijo...

Sandino, Omegar, Rencoria: Creo que estamos de acuerdo en lo general. Resulta interesante esto de la ironía histórica, entendida como un cuestionamiento jocoso de la pretendida cientificidad de la historia. Que la gente lea, desde luego. Buscaremos a Rorty, porque ni siquiera sabía de él. Saludos y gracias por sus comments.

Santiago dijo...

Nomás que el Código da Vinci difícilmente es novela histórica. Es un thriller, medio policiaca o algo así, con un par de acertijos poco creativos (son clásicos) incrustados. divertido, la verdad.

Si no, Indiana Jones es una pelicula historica también

Konzy dijo...

Interesantes lo que expones, pero no me queda claro según tu opinión qué puntos en específico hacen al Código Davinci un fallido intento de novela histórica?