miércoles, septiembre 26, 2007


AL UNIVERSO LE IMPORTAN UN BLEDO NUESTRAS PREOCUPACIONES
.
___¿Se han sentido ustedes alguna vez sometidos a un estrés extremo, uno que desate alta presión, dolor de cabeza y diversas variantes de ansiedad?
.
___Bueno, algo así es mi estado de ánimo ahora. El Festival de la Palabra está a punto de parir su tercera edición y ha demandado mucho a los organizadores, especialmente porque el número de organizadores se reduce conforme crece el número de "ideas geniales".
.
___Hoy hubo tres entrevistas de radio; la televisión local sacó al aire la nota de nuestra intervención en la rueda de prensa que organizaron nuestras amigas de difusión de la Universdad, el diario El Imparcial sacó una buena nota, excepto porque cambiaron mi apellido (pusieron Moncada en vez de Mondaca) y dijeron que el Festival de la Palabra es un "Encuentro del Tercer Milenio", no sé de dónde sacaron eso.
.
___Los detalles absorben como una aspiradora industrial. Uno tiene que saber el número de los vasos de foam que se utilizarán para el vino de la clausura del evento, lo cual es bueno porque con esto uno se entera del verdadero poder de las aspiradoras industriales y adquiere práctica para comprar vasos de vino para las fiestas personales.
.
___No les digo más porque debo preparar mi presentación de la novela Iolec, amén de resolver un problema doméstico grave: se terminaron las croketas del perro. Fuera de eso, el universo se despliega como si nada, con su parsimonia acostumbrada, ajeno por completo a la nimiedad de nuestras inquietudes terrenales.
.
___Un pequeño avatar incrementó el factor emocional en todo esto. Mi ahijado Tito Amparano se cayó de una altísima escalera de aluminio (las de tijera) mientras trabajaba; el calcáneo de su pie izquierdo (hueso que en cristiano se conoce como talón) soportó la caída y se fragmentó en cuatro partes. A las 9 de la mañana me apersoné en la habitación 245 del Hospital CIMA (luego les digo el significado de esas iniciales). Lo encontré medio sedado, el pie fracturado a 15 grados de inclinación por encima de la horizontal y su esposa, mi ahijada Marcela, con los estragos que deja el dormir en un sillon de hospital. Tito participaría en la presentación del Coro Universitario en el Festival de la Palabra donde se interpretarían 5 canciones cubanas y mexicanas: Sin embargo, a la luz de los accidentados acontecimientos, le dije que si no quería ir al Festival que simplemente lo dijera y que no tenía que precipitarse desde tres metros de altura sin red, buscando rehuir el compromiso.
.
___Tito se rió. Platicamos unos veinte minutos, luego llegó el médico quien, disipado, traía las radiografías de antes y después de la operación a que fue sometido de emergencia mi ahijado: Con un tono de ministro parroquial protestante, aunque sonriente, el médico subrayó la importancia que juegan en la traumatología ósea contemporánea los tornillos de vanadio, mientras señalaba los dos que ahora forman parte de la anatomía de Tito. El médico se fue dando algunas instrucciones a las enfermeras y prometiendo que pronto daría de alta al paciente.
.
____Tito se dolía y había que dejarlo descansar. Toqué retirada pero antes le entregué mi edición de pasta dura de A sangre fría, de Truman Capote. Era una forma cariñosa de decirle que iba a sanar pronto y que existen en el mundo cosas peores que quebrarse una pata. Sé que lo va a leer porque Capote se encargará de eso.
.
___Bajé del segundo piso del hospital, salí por el pasillo de emergencias y me dirigí al estacionamiento posterior. Cuando abrí la puerta final alcancé a observar que el guardia de la entrada escondía entre sus ropas una pequeña anforita. Fingí que no lo había visto. Curiosidades.
.

4 comentarios:

manuel dijo...

¿Puedo presumir que tienes un perro en tu casa?

Tengo un amigo medio excéntrico que se va de campamento con una bolsa de croquetas -Pa no cargar- dice él

mar adentro dijo...

¿Y todavía encuentras tiempo para postear? Lo único malo de tu post es que yo entré aquí tratando de evadir los pendientes y mientras leía tu lista, fui recordándolos...así que ahora no puedo ignorarlos.

Nos vemos mañana en el Festival de la Palabra...seguro habrá suficientes vasos.

a.m.f. dijo...

Yo vivo con estrés permanente desde que me comprometí y estoy por terminar la maestría+tesis...
Creo que es parte de la "vida adulta" ¿no? bah! bull shit (pamplinas)! Creo que viene en mi genes...

buenos deseos para la jornada literaria y para Tito también, como no!

Tesea dijo...

Lo mejor de lo mejor para el Festival de la palabra, tu sobrino, oferta para las croquetas y vasos en abundancia.

Y a poco si te apellidas Mondaca? pense que era Moncada :o

Saluditos
Cocó