domingo, junio 10, 2007

PIERDE MÉXICO CON HONDURAS Y
HERMOSILLO ANTE TIJUANA
.
___La primera vez que escuché la palabra "níspero" fue en un viejo poema de Nicolás Guillén. La primera vez que besé en la boca a una mujer tenía doce años. La primera vez que lloré al término de un partido de futbol fue hace unas horas cuando el equipo de mi marciano perdió ante el campeón de Tijuana el juego decisivo del torneo regional de la Copa Bimbo.
.
___El día fue tan aciago como el hecho de que la noche anterior se habían empalmado dos festejos: el cumpleaños sorpresa de un amigo y la fiesta anual del coro. No se han inventado aún las cápsulas que permitan a alguien estar en dos sitios al mismo tiempo, aunque podría resultar útil recordar que la existencia de dichas cápsulas no es algo nuevo en la historia del cuento fantástico; nuestra experiencia indica que el problema puede resolverse desde una perspectiva crónica: ir primero a una pachanga y luego a otra. La decisión, sin embargo, no deja contentos ni a los festejados ni a los festejantes y refleja las limitaciones espacio-temporales que acotan la actividad humana y que únicamente pueden superarse en la ficción textual (también pueden plasmarse en la ficción oral, pero luego se desplasman).
.
___Entre uno y otro festejo, pasamos revista a tres marcas registradas de whiskey: Buchannan's, Johnny Walker Red Label y Johnny Walker Green Label; a un legendario tequila Sauza y a sendos twelve-pack de Coor's Ligth. Noche de risas divididas, porque la primera estación fue, como dije, un cumpleaños. Ahí, habían contratado a un tecladista que parecía sacado de la casa chica de Homero Adams. Tocaba horrible y cantaba peor. La concurrencia solicitaba 'sotto voce' que la socia y yo cantáramos acompañados por el contrahecho pianoman. Lo hicimos pero el resultado fue terrible porque el pseudomúsico llevaba un equipo de bocinas del período cretásico, el sonido se viciaba de tal forma que aquello parecía la peor noche de Halloween, y porque su sentido del canto parece haber sido sacado de una madriguera de hienas con hambre. Nos marchamos sigilosamente mientras los platillos de barbacoa distraían a la mayoría, un acto involuntario de escapismo.
.
___Cuando llegamos al segundo festejo, muchos se habían retirado ya y los que quedaban buscaban la forma de irse. Notamos eso porque ya no había cola detrás de los micrófonos del karaoke. Se escuchaba la pista de una canción de Celine Dione que no era la de "Titanic".
.
___Con nuestra mejor sonrisa por delante, observamos que todos habían cenado ya, y que la parranda mantenía un alto grado de decencia. Los sobrevivientes encendimos cigarrillos, rellenamos copas y comenzamos a trabar algunos diálogos en torno a asuntos que han apasionado al ser humano desde todos los tiempos: hablar del prójimo ausente a sabiendas del dolor de oídos que le causamos; recordar momentos que deseamos insuperables; y gozar con creer que lo que sigue es un domingo de plácido descanso.
.
___Esto era un error de apreciación: el domingo comenzaba a las 7 de la mañana pues el partido del marciano arrrancaba a las 8 y no había forma de echarse para atrás. Un café era el único vitamínico a la mano para contrarrestar la resaca y la desvelada. Luego de haber derrotado 3-1 al seleccionado de Mexicali, Baja California, el día anterior, el estado de ánimo de mi marciano se veía ahora refrendado por la fotografía del que apareció en El Imparcial junto a la nota que magnificaba la victoria. Ahora era domingo y quedaban dos juegos pendientes.
.
___No puedo decir que derrotar al equipo de La Paz, Baja California, fuera un flan, pero el repetido marcador de 3-1 era suficiente para llegar con relativa confianza frente al equipo a derrotar: Tijuana que también ganó sus dos compromisos. El partido definitivo comenzó a las 11 de la mañana.
.
___Aunque la estatura de algunos niños tijuanenses rebasaban el límite que dio origen a la palabra "grandulón", la técnica y la velocidad del equipo Dragones de mi marciano parecían una medicina ideal para vencer a la "ola roja". El partido comenzó con un balance interesante, aunque los grandotes comenzaron a imponerse mediante empujones y faltas. Fue entonces que sobrevino una serie de eventos desafortunados. En el minuto 6 del primer tiempo, el defensa central de los hermosillenses detuvo con la mano un balón que ya había superado al portero. La expulsión del jugador marcaría el resto del encuentro, pero las esperanzas se mantenían entonces porque el portero detuvo el tiro penal. Con un hombre menos, Dragones soportaba la ofensiva tijuanense mientras la tribuna era un duelo de consignas y porras. Al término del primer tiempo, el partido iba 2-1 en favor de Tijuana, pero la igualada llegó apenas habían transcurrido unos minutos de la parte complementaria. Todo hacía suponer que, pese a la inferioridad numérica, el equipo de Hermosillo podía dar batalla. Fue entonces que cayó el tercer gol de los visitantes. Los dragones andaban que echaban lumbre por la boca y se fueron al frente con todo; Tijuana veía que le apedreaban el rancho pues la pelota se estrelló en el poste en un par de ocasiones.
.
___En ese momento, no podíamos imaginar que esa tarde México correría igual suerte con el equipo de Honduras en la Copa de Oro. Expulsado Cuauhtémoc Blanco por una agresión infantil al inicio del segundo tiempo, el equipo mexicano comenzó pronto a desdibujarse y no tardó mucho en caer el gol del empate. Fue entonces que Hugo se percató que tenía un hombre menos.
.
___No fue el caso de los Dragones, porque el entrenador pronto echó mano de toda la utilería defensiva para nivelar el partido donde jugaba con un hombre menos, e incluso metió a jugar al portero en un recambio que nos hizo recordar aquellas maniobras en las que Jorge Campos se integraba como delantero.
.
___Igual que con México, la expulsión cobró la factura y faltando cinco minutos para el final, Tijuana logró imponer el 4-2 definitivo. Coastly de Honduras haría lo mismo en el minuto 90 con un testerazo que dejó a Osvaldo Sánchez como testigo de cargo. No había mucho que reclamar. La temprana expulsión del defensa central de Dragones se hizo conforme al reglamento, la mano estaba ahí, a la vista de todos. Cuauhtémoc no podía fingir demencia, su temperamento de bravucón de barrio es conocido hasta por los árbitros de las Islas Fidji.
.
___Afrontar el hecho de que México podría ser eliminado de la Copa de Oro y significar el descalabro de las ilusiones de Hugo Sánchez no dolió tanto como la infausta derrota frente a Tijuana. Después de 16 encuentros invicto y recorrer el largo camino de la Copa Regional Bimbo, el equipo de los Dragones de Hermosillo se encontraba con una agria expulsión en el partido definitivo. Ahora, el equipo de Tijuana se alzaba con el derecho de representar al noroeste del país en el torneo nacional Bimbo para jugadores de la generación 96-97 que tendrá lugar en el DF.
.
___Por su parte, México, que depende de vencer a Panamá para avanzar en la Copa de Oro, se debate con un equipo al que Hugo Sánchez no le encuentra la cuadratura. Como espectadores, no queda otra opción que seguir hablando del prójimo.
.

3 comentarios:

manuel dijo...

Siempre hay una primera vez, la cosa es gravarla en la memoria

Manuel Parra Aguilar dijo...

Yo por eso le voy al River Plate, Ignacio. Ah, i a Batman.

a.m.f. dijo...

Lo bueno es que el marciano ya superó la derrota (aunque quizá Hugo Sánchez aún no).

Abrazos a todos!