martes, mayo 27, 2008

LOS PIES SOBRE LA TIERRA
.
___Regresamos de la boda cargando una cruda exitosa y un dolor inquisicional de pies, piernas y músculo externocleidomastoideo. Bailamos canciones que han hecho mover el bote a generaciones que vienen desde que Bill Clinton fumaba yerbas de olor hasta las que se extasian con las novedades que Joan Sebastian le compuso a Chente Fernández.
.
___No contentos con el estrés marca Guinness que suele llevar a cuestas el padre de la novia, coincidieron en que éste, es decir yo, podia interpretar en la fiesta la canción "Coincidir" como vals de los contrayentes. Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y tenían que escogerme a mí para este enjuague. No comprendo coincidencias tan extrañas de la vida. El trance salió a flote gracias a las buenas artes de mi amiga Verónica Burruel que, además de mantener un ritmo inmaculado en su ejecución con la guitarra y tranportar cualquier canción al tono de Sol (G, dice ella), sabe hacer una segunda voz plena de armónicas intenciones. No creo que nos contrate ninguna compañía disquera, pero el novio (a esas horas ya esposo) manifestó su sorpresa y complacencia por el lirismo acompasado del aletargado suegro.
.
___La ceremonia religiosa luego se las cuento en detalle. Por ahora únicamente adelanto que mis ahijados Tito y Marcela se cuadraron junto con la Socia y la Vero (loada unos rengloncitos arriba) para que la misa cantada saliera mejor que en la película Cuatro bodas y un funeral, pese a que el pianista se levantó ese día con el pie izquierdo.
.
___El padre Homero, en un acto de solidaridad y amistad king size (que agradezco a nombre de toda la compañía de la obra), hizo viaje exclusivo de Hermosillo a San Luis para oficiar la boda; su sermón, además de incluir poderosas palabras de aliento para la maltratada institución matrimonial, recordó a María Félix, la Doña, quien advirtiera que la mejor parte de la mujer es la planta de los pies, aquella que estando firmemente sobre la tierra evita atropellamientos y empellones. Se entendió perfectamente la metáfora, si bien yo hacía esfuerzos por olvidar aquella vez que me ensarté un clavo enmohecido en dicha parte, creyendo estar plantando firmemente los pies en la madre Gea (no busquen interpretaciones).
.
___Ya vuelvo. ¿Fotos? Claro que sí. Ya están en el cuarto de revelado.
.

1 comentario:

Fenech dijo...

¡felicidadez Nacho! ahora sí te puedo decir "ya estas suegro"

has fuerzas porque vienen las otras bodas, todavia te faltan pollos por sacar!!!!

un besote y un abrazo para ti y tu familia, felicidadez again!