jueves, marzo 03, 2005

TODOROV, LOS MOTIVOS DEL EXILIO
.
Tzvetan Todorov es uno de los teóricos que más llaman la atención por la aguda confección de su discurso crítico. Él mismo explica la singular circunstancia histórica que le tocó vivir durante el estalinismo, una donde el individuo se veía sujeto al designio colectivista del comunismo; la supresión de una perspectiva individual en favor de una utópica homogenización "de clase", creó a un individuo aprisionado entre sus aspiraciones pasionales e intelectuales, por un lado, y sus estrechas posibilidades de orden político y social fuera de la égida ideológica del poder soviético, por el otro. Convivir en un ambiente donde ser delator era altamente estimado en una sociedad signada por la paranoia y el hermetismo, forjó a un tipo de intelectual disidente, encerrado en sí mismo con una poderosa vocación de indagación intelectual, semejante al vino generoso que se añeja en la soledad de una barrica en una cava oscura.
.
El intelecto crítico es incontenible. Trasciende inercias, rejas y fronteras, y es capaz de sobrevivir a la muerte. Todorov es uno de esos individuos cuyo pensamiento y lucidez son detonadores de una bomba de tiempo. No es de extrañar que el término "emigrar" aparezca en el menú de su existencia como un aperitivo necesario para el festín de sus afanes críticos y analíticos. Por eso escapa, igual que muchos otros pensadores, artistas y científicos. Era el siglo XX, aquel en el que la malograda utopía roja nació, creció, se extendió a su país y desapareció como una neblina tiesa.
.
Ser otro, ser yo, enmedio del colectivo, era obsesión del pensamiento individual. Todorov asume este acertijo y quizá su exilio en Francia lo conduce por callejones misteriosos para desentrañar la antinomia. Ser yo entre los otros, ser individuo entre la colectividad, ser extranjero entre franceses, ser intelectual entre legos, eran racimos de una misma huerta. Su reconocimiento del "otro" en el plano de la legitimidad de la especie, la apreciación de la diversidad en la homogenización de la modernidad, proporciona elementos indispensables para replantear el papel del individuo frente a la pesadez del globalismo; replantea nuestras concepciones gastadas sobre la Historia, la literatura, y abre nuevas vetas de indagación filosófica. Me dispongo a entrarle a "La conquista de América" de este autor búlgaro.
.
Ojalá quieras comentar algo al respecto.
.

2 comentarios:

Konzy dijo...

Strangers to Ourselves de Julia Kristeva es un libro que quiza refuerze las ideas que mencionas de Todorov, esto del otro, del extranjero, de la individualidad, la homogeneización, etc, saludos.

[ Erich M.] dijo...

Hola Nacho, gracias por la recomendación. Yo acabo de descargar el audiolibro (ya se, ya se, pero estaba grátis, qué podía hacer?) de "People's History of the United States" de Howard Zinn y narrado por Matt Damon: una crítica realista y madura sobre la historia de nuestros vecinos. Muy recomendable.