miércoles, abril 06, 2005

JUAN PABLO II, DESCANSA EN PAZ



He leído muchos comentarios interesantes dentro y fuera del blog sobre la muerte del Papa Juan Pablo II; por otro lado, he leído también muchos comentarios preocupados por exhibir sus prejuicios anticatólicos y, en no pocas ocasiones, una ignorancia involuntaria.

Al escribir esto, Roma está viviendo una verdadera catarsis, una experiencia inédita a juzgar por los cientos de miles de personas que concurren a participar en las exequias del Papa (se habla ya de millones de personas). Roma no había visto a tanta gente. Los líderes políticos del mundo, los guías religiosos de diversos credos y la inmensa mayoría de los medios de comunicación orbitan en torno a la liturgia funeraria y a la figura papal, en lo que constituye un fenómeno que nadie pueden desentrañar plenamente.

Qué representa verdaderamente la figura de un individuo como Karol Wojtyla no es algo sencillo de explicarse. Karol Wojtyla no llegó a ocupar la cúspide de la jerarquía católica por influencias pecuniarias, nepotismo o caprichos del linaje. Desde su origen en el período de entreguerras en su añorada Wadowice, su vida estuvo signada por la persecusión política y religiosa. La ocupación nazi de su patria y la muerte de su padre en 1941, durante la guerra, forzaron en la vida de Karol el difícil camino de la organización clandestina, el estudio en la catacumba y, posteriormente, la militancia religiosa detrás de la Cortina de hierro. La suya no fue, aceptémoslo, una carrera académica y vocacional plena de becas, celebraciones universitarias, planes vacaciones y bacanales de fin de año.

Su ascenso en la escalera jerárquica eclesiástica, enmedio de la condena del comunismo a la religión significó un largo proceso de resistencia donde triunfó la inteligencia. Vendría el cardenalato en la vida de Karol Wojtyla como una consecuencia obligada de su sacrificio pastoril.

Quizá las personas que por alguna razón han estado al borde de la muerte, entiendan mejor la experiencia de Juan Pablo II en el atentado de 1981. Lo que es más difícil de comprender es la actitud del Papa ante Alí Agca, el perpetrador de aquel intento fallido. Ustedes sabrán mejor que yo quienes intentaban quitar del camino a Wojtyla.

No repetiremos aquí lo que dicen todos los diarios del mundo acerca del papel de Juan Pablo II en la caída del Muro de Berlín y, posteriormente, del comunismo. Su presencia en la vida del mundo al final del siglo XX no es fortuita y su densa actividad diplomática y espiritual por todo el orbe no fue tampoco un día de campo.

Más allá de las ideologías y creencias religiosas, Juan Pablo II obtuvo el reconocimiento de millones de personas que lo juzgan por lo que se debe de juzgar a todo ser humano, por sus convicciones y sus acciones.

Siento tristeza por el sufrimiento a que se vió sometido el Papa en los últimos años de su vida, no será fácil olvidar los sonidos guturales incomprensibles que salían de sus labios la última vez que intentó bendecir a sus fieles con una entereza que iba más allá de sus propias fuerzas; siento admiración por su renuencia a abandonar la misión que él asumió como sagrada; y siento una profunda alegría por el reconocimiento abrumador que hoy se le manifiesta a su mérito personal y a su incuestionable calidad humana.



Descansa en Paz, Juan Pablo II.


.

9 comentarios:

Iván Francisco Sierra dijo...

Te felicito, Ignacio, por esta nota impecable.
Muestra de inteligencia das al separar la imagen de Karol Wojtyla de todo lo que pudiéramos pensar de la Iglesia Católica a través de toda su trayectoria institucional.
Palabras tan respetuosas y sensibles para un ser humano tan digno de ellas como el señor Wojtyla.
Tan distinto de tanta babosada que he leído y visto por los blogs acerca de esto.
Gracias.

Simone dijo...

Un magnífico homenaje para un magnífico hombre. Tu manera de destacar la importancia del hombre en el devenir eclesiástico, ha sido de lo mejor que he leído sobre el triste acontecimiento. Juan Pablo II, sin duda alguna, dejó una huella profunda en la tierra y en nuestros corazones. Nos permitió ver al mundo a través de su ternura, entereza y humildad. Felicidades por tus palabras.

manuel dijo...

Caray
caramba
carajo...
Que bonito te expresaste de algo que ya no es efimero
mis respetos
(y el fin de semana
Barza - Real Madrid... pero eso ya sera en otra categoria)

Bienaventurada dijo...

Ojalá algún día los humanos hagamos las cosas por nosotros mismos...

Es muy cómodo andar buscando intermediarios para concretizar por medio del reflejo o proyección de otro lo que nosotros deberíamos construír con buena voluntad.
Siento que somos muy prestos a idealizar a las personas, ¿quién dice que este señor Karol no tuvo sus bemoles o no cayó en tentaciones?, no lo sabemos, quizá sí, en realidad qué importa, fue humano ¡caray!, persona terrenal, con virtudes y defectos como todos en la vida.
Qué difícil es desviar la atención, no aceptar la realidad, lo concreto. Falta compromiso. (Muere gente de la manera más precaria en la periferia)
pero hay que ir a Roma a velar al papa... ¿y por qué no gastar unos pesos en unas botitas italianas?...
conste que no estoy en contra de la comercilización consciente.
Toda sociedad tiene su jerarquía un sistema para que las cosas funcionen, nos tocó el capitalismo como la máquina que más se parece a nuestra psiquis de individualismo, privacidad, tal vez egoísmo, lo que sea, es naturaleza humana. En esa maquinita supuestamente debe haber un orden, una jerarquía, ¿quién está arriba, quién disfruta la parte más grande del pastel? el que reparte...
el que aprovechó, vaya usted a saber cómo, últimamente puede ser con el favor del narco, burocracia, etc,etc,etc...
Esto en todas las instituciones, no se salva para nada la iglesia, en todas sus versiones, mucha política, corrupción, enredos.
Y es que somos nosotros (seres individuales)no el otro, es difícil establecer relaciones entre nosotros, seres tangibles, casi no nos entendemos, cada quién piensa en sí, mm, si es que no está muy enalienado... aay caray... esa es otra situación, el enajenamiento que hace que el individuo se mantenga superficial, sin cuestionar o criticar al sistema. Todo está bien para él, se vuelve casi, casi una masa para hacer tortillas.
Bueno... ahora, si no nos entendemos muy bien que digamos nosotros como humanos, ahora cómo vamos a pensar que podemos religarnos con algo intangible (Dios, angelitos, paraíso) por medio de otros.
Creo que la sociedad no ha cambiado mucho desde el medievo y la venta de indulgencias.
Quiero pensar que no hace falta mucho tiempo para que exista un despertar colectivo de conciencias.
NO nos atengamos al cielo que de eso nadie está seguro.
Estamos aquí y ahora...

Un saludo respetuoso y una disculpa si ofendo a alguien.

nacho dijo...

Ivan Fco, colochita, manuel y marielos, gracias por sus comments. Marielos, Italia es la número uno en diseño, que se le va a hacer.

Arevalo dijo...

Anoche oí en la radio un programa dedicado a Carol Wojtila. Hablaron de un libro llamado "Memoria e identidad" ¿Sería de la autoría de juan Pablo? No supe.
Estoy leyendo tu post en partes (He estado tan apurado que casi no tengo tiempo. Saludosy hasta luego).

[ Erich M.] dijo...

Como católico insisto en mi derecho a manifestarme contra el difunto Papa y sus retrógradas políticas sociales, como el no promover el uso del condón, no castigar a los padres pedófilos e ignorar a la Iglesia sudamericana durante las décadas de la dictadura y la guerrilla.

También pienso que su muerte se convirtió en un show mediático similar al del 9/11 para manipular la opinión pública mundial, o al menos para distraer su atención de asuntos más importantes, por ejemplo, el desafuero del Peje.

Y como ciudadano mexicano, lamento la muerte del jerarca, pero hasta ahí. No se nos debe olvidar que se trata del (supuesto) representante de Dios en la tierra y jefe de un gobierno extranjero con oficinas recaudatorias de impuestos en todas las naciones del mundo.

Purpurea dijo...

...sólo es uno de tantos representante del Apostol San Pedro, ni de DIOS, ni de Jesús, ni de la Virgen, ni de ningún ser que se suponga Divino, (si no lo divino dejaría de ser perfecto y que motivo tendría seguir un ideal imperfecto?)sólo es un ser terrenal y mortal. Reconozco mi respeto hacia él como ser Humano que es y portador de vida al igual que toda la gente del mundo, pero no voy más allá de ese "respeto" que me he impuesto a causa de la observación de mis actos y mi entorno, ni el papa, ni la iglesia, ni el catecismo, sólo la naturaleza. En realidad no alcancé a reconocer al ser fuera de ese ser que respeto, si hubiera apoyado la teoría de la liberación y nos hubiera ayudado de alguna manera a nosotras las mujeres me podría haber preocupado por establecer algún tipo de conexión con el hombre de blanca bata y "sombrero" de oro... pero no fue así.

nacho dijo...

Erich y Purpúrea, gracias por comentar. Mi post plantea la dificultad para entender el fenómeno de la obra y, ahora, de la muerte de JP II. En ningún momento abordo motivaciones de conciencia, de credo o de praxis religiosa.
Ahora, mezclar lo de AMLO con la actitud de los medios hacia la muerte del Papa se me hace muy disparado. El peje sale todos los días en la tele y yo veo todas las opiniones que hay a favor y en contra y, además, las del propio López Obrador, así que no le veo caso casi decir que el Papa se murió para desviar la atención dle caso Los Encinos.
Respecto a la teoría de la Liberación, pues eso es lo que dice el término, una teoría, una interpretación de la creencia religiosa. Pregúntense ustedes: ¿Por qué no rompieron los teólogos de la liberación con JP II, por qué le besaban el anillo obispal cuando lo veían? Yo ví a Ernesto Cardenal muy sumiso cuando JP fue a Nicaragua. Eso no lo estoy inventando. El problema no es si nosotros apoyamos o no a la Teolib.
Bueno, saludos.