lunes, agosto 27, 2007

Un poema de mi tocayo Ignacio Bússani.
.
PARA VENCER EL INSOMNIO
.
EL TAO
.
(XVI)
.
Te di de beber anoche con mis manos temblorosas
Pedazos de luz carcomidos por mis miedos
Al levantar el vuelo las alas de tus ojos
Fuiste al espejo al encuentro de ti misma
.
Al volver me miraste con ojos vacíos de ternura
En el semblante las huellas marcadas del olvido
En tus pasos el cansancio final de estar conmigo
Y en tu pelo restos de luz y de mis miedos
.
Ya no eras tú
Eras el remoto remedo del espejo
Quise hablarte de la vida inmortal
.
Cansadas se posaron las alas de tus ojos
Y la otra
___que eras tú
se durmió de nuevo.
.

3 comentarios:

manuel dijo...

Pues hoy es San Agustín y yo me voy a los chiles en nogada... que son también un poema

nacho dijo...

Envidia de la buena, Manuel, esos chiles son uno de los mejores platillos que ha inventado la humanidad. Mi amigo Pepe Jiménez de Puebla los prepara deliciosos. Provecho. Un abrazo. nacho mondaca

Sicofante dijo...

Nacho,

y el tao tao?


Jejej.

Saludos


Alx Rmz


P.S Ayyy vente morenita bailemos el tao tao, el nuevo rimto que ha causado sensaciónnnnn...