viernes, agosto 03, 2007

VIOLENCIA Y AFICIÓN
.
___No existe una respuesta convincente para explicar por qué el futbol es el deporte más popular en el mundo. Es además el más organizado y su estructura alrededor de la FIFA no tiene competencia. Ningún deporte alcanza el nivel de expectación que logra el futbol en el orbe, de modo que apenas los Juegos Olímpicos pueden competir con una Copa del Mundo en sus alcances propagandísticos y mediáticos. Sin embargo, el futbol es también uno de los deportes que despierta más violencia.
.
___Decir que el futbol enloquece multitudes no es una exageración. Grandes grupos de fanáticos de un club o de una selección nacional se aglutinan de forma espontánea y se expresan en las canchas a través de cantos, porras y consignas, pero en no pocas ocasiones, ese fanatismo adquiere visos de violencia y encono entre partidarios de equipos rivales y tanto en Latinoamérica como en Europa, el fanatismo llevado al extremo sale de los campos de futbol y toma en las calles formas insospechadas de vandalismo, enfrentamientos con la policía, docenas de detenidos y hasta muertos, sin que medie una explicación suficiente del fenómeno.
.
___Los hoolingans
.
___Pero el fenómeno no es nuevo. Según algunos investigadores, desde sus orígenes en el siglo XIII el futbol fue un enfrentamiento entre grupos de jóvenes que conformaban grandes campos de batalla. Esto contradice la creencia de que la violencia sea un fenómeno reciente. Veamos este dato: aunque el origen del término hooligan no es preciso, se estima que apareció en un informe de la policía británica en 1898. Un año después, tuvo lugar en el estadio de Hillsborough, en Sheffield, Inglaterra un enfrentamiento donde murieron al menos 93 personas durante la semifinal de Copa que enfrentaba al Liverpool y al Nottingham Forest.
.
___Boca contra River, América-Chivas, Liverpool-Manchester, Roma-Milán, entre otros, son encuentros que históricamente despiertan la explosividad de la afición. Por la enorme cantidad de objetos que le eran arrojados desde la tribuna, Figo no podía ejecutar los tiros de esquina en el Nou Camp, luego de que fuera traspasado del Barcelona al Real Madrid.
.
___En México, medios y directivos han puesto énfasis y han tenido relativo éxito en evitar que la violencia predomine dentro y fuera de los estadios. Se pretende privilegiar el futbol como esparcimiento familiar y está bien que así se haga, sin embargo, el consumo de alcohol en los estadios y la escasa seguridad que prevalece en muchos de ellos, deja la puerta abierta para que en cualquier momento se enciendan las pasiones y se desborden las voluntades. Sobre el tema, nadie tiene la última palabra, especialmente porque vivimos en una sociedad que rinde culto a la violencia y los medios se encargan de propagandizarla y hasta sublimarla. La violencia en el futbol es, generalmente, expresión de la violencia con la que convivimos todos los días.
.

4 comentarios:

mar adentro dijo...

Nada más hay que ver el comercial, creo que es de Corona, en donde una horda de salvajes, bueno, dos hordas, se descuelgan de los cerros para enfrentarse en una lucha por una pelota...cada vez que uno logra quitarle la pelota al contrincante, éste se desintegra, hasta que uno a uno van desapareciendo todos los jugadores, que al parecer disfrutan deshacerse de todo lo que se interpone entre la pelota y ellos, como si fuera un juego de video, al final, sólo hay destrucción y un tipo solitario con una pelota en la mano, ah...y una frase: el fútbol es mi pasión...como si eso justificara cualquier medio, no importa lo que tenga que hacer, ganar es el objetivo.

nacho dijo...

Gracias por visitar. Si, pues, los humanos no necesitan un balón para mostrar su desencanto consigo mismo y con el otro. Lo hacen entre naciones, en la alcoba, en el kinder, en la cámara de diputados, en cualquier sitio. ¿Cambiará eso algún día?

manuel dijo...

Claro que cambiará,¡ahora que el calentamiento global nos extermine!

nacho dijo...

Hola Manuel, pues existe esa posibilidad, pero recuerda que mala hierba nunca muere, Je.

Saludos hasta la capital del mole.