lunes, mayo 30, 2005

STAR WARS Y DON QUIJOTE
.
___El fin de semana, acompañado de mis dos hermanos y sus familias, visitamos la casa campestre de unos amigos que además de brindarnos su hospitalidad tenían una reserva de wiskey muy decorosa y anhelante. La tarde del sábado llovía tenuemente de modo que no tuvimos más opción que parapetarnos debajo de una enorme palapa construida ex profeso, armados de bebida, comida, guitarras y canciones. Además de la media tonelada de comida chatarra que llevamos, cargamos con las bicicletas de mi marciano favorito y la chica superpoderosa quienes, una vez que se encuentran con sus primos, se convierten en una secta peligrosa. Para ellos andar en bicicleta en plena lluvia es como revivir un capítulo de Jurasik Park.
.
___Entrada la noche, cuando solo quedaban botellas exprimidas y botes vacíos de cerveza, decidimos regresar a Beautyfulville. Hubo un detalle: la falta de iluminación y de señales nos hicieron perdernos en las calles de terracería y volver una y otra vez al mismo sitio. Como a la medianoche dimos con la salida.
.
___El domingo por la mañana me enteré de que Julio César Chávez había ganado una pelea de box a un afroamericano (yo pensé que le había ganado a Hacienda). No entiendo cómo lo dejan salir del geriátrico.
.
___Como había prometido, llevé a ya saben quién a ver el multianunciado Capítulo III, La Venganza de los Sith. No hay manera de que mi marciano acepte la forma desordenada en que han sido presentados los episodios de Star Wars. Sigue sorprendiéndome la superposición de esquemas y valores del siglo XIX y XX en un universo regido por técnologías futuristas (discúlpenme los hiperfans). La película es una parafernalia de espadas, rayos y balazos que no había visto desde que vi Pearl Harbor con Ben Afleck, Cuba Gooding y Alec Baldwin (tengo una veriedad misógina de Alzehimer pues no recuerdo quienes eran las protagonistas). Me convencieron más los efectos especiales de The lord of the rings III.
.
___Saliendo del cine entramos a Sanborns seducidos por el descuento que se ofrecía en librería y discos. La tarjeta Serfín Light fue víctima de discriminación por la terminal del negocio. Así que sólo alcanzó para comprar la Edición IV Centenario de Don Quijote que publicó la Real Academia Española. La versión es igualmente recomendable que los tacos de marlin pues contiene notas y referencias indispensables para que el lector moderno no naufrague en el aburrido mar de las dudas; el español de Cervantes es algo rancio y hay cosas que requieren de contexto, léxico o explicación. Bueno también alcanzó para un edición baratita de El periquillo Sarniento (no confundir con Sergio Sarmiento).
.
___Por la tarde vimos un melodrama de terror: el partido América-Tecos. El marcador: 6-3. Sin comentarios, ya la prensa y la televisión no nos dejarán descansar con el tema por varios días.
.
___Por cierto el comentarista deportivo de TV Azteca Emilio Fernando Alonso sufrió un derrame cerebral el viernes por la noche. Acababa de verlo en el programa de deportes la noche anterior, el tipo es joven. Es frágil la vida humana, ¿no?
.
___Que la fuerza esté con ustedes.
.

4 comentarios:

Arevalo dijo...

Acerca de la saga de Star Wars, te diré que todo se resume en la eterna lucha del bien contra el mal, o sea esta situación incumbe a todos los tiempo y todas las épocas...
(No me puedo acordar de que se trató el episodio I; Se me hace que ni lo han sacado todavía, ¿O sí?)

Ministry of Silly Walks dijo...

Yo al Quijote me lo aviento a oscuras y sin referencias. Me gusta navegar en el mar de dudas. Me obliga a leerlo vez tras vez.
(hasta este año no sabía qué eran las galeras)

nacho dijo...

Arévalo: la verdad no he leído la novela de donde Lucas desarrolló el guión de Star Wars, pero creo que toda trama que propone al espectador-lector una complejidad como ésta, merece tomarse con atención. La literatura, creo, sigue nutriendo al cine. Una gran idea fílmica no puede llevarse a la pantalla sin pasar antes por la generosa prisión de las letras.

Ministry: Navegar en un mar de dudas es sin duda facinante, el problema es cuando se hace de noche.

Saludos. (HB)

Aira Castañeda dijo...

Sí, yo me enteré apenas el domingo, y vaya que es una pena, esperemos que sea el menor de los males, y que pronto su familia lo tenga de vuelta en casa.