viernes, abril 20, 2007

PREGUNTAS DESDE EL CELULAR DE UN LECTOESCRITOR
.
___¿Dónde termina el placer de leer y dónde empieza el placer de comprender?
.
___¿Está la inteligencia del lector reñida con su percepción instuitiva?
.
___¿Cómo es la mente de un "buen" lector? ¿Permanece estática en su persistente pasividad lectora?
.
___¿Existen distintas calidades de lectores?
.
___¿Qué es disfrutar de la lectura?
.
___¿Hay lecturas nocivas y lecturas benignas?
.
___¿Puede ser el disfrute de la lectura un entretenimiento inocuo del intelecto?
.
___¿Hay lecturas recomendables y lecturas denostables?
.
___Uno se pregunta estas cosas y generalmente no se las responde. Yo por eso estoy en pugna con "uno". Creo que el arte y la literatura sí tienen un propósito moral, uno que lo involucra a uno como lector o como lectoescritor. No puedo decir que leer, por ejemplo, "Diablo Guardián" de Xavier Velasco tenga en mí el mismo efecto que "Arráncame la vida" de Ángeles Mastretta, o "El retablo de las maravillas" de Cervantes.
.
___El escritor (a) es un ente extraño, su imaginación le hace premeditar universos inexistentes pero posibles o verosímiles. Inteligencia. Hay una cucharada de inteligencia en la creación de tales universos, y esa inteligencia toma la forma de diálogo con el lector. El problema que escarbamos aquí es que el término "lector" es un elástico que puede presentar magnitudes sumamente diversas y que muchas veces escapa de las connotaciones que le otorga el escritor.
.
___¿Ven (de ver, no de venir)? Escribir un texto nos lleva a un vericueto. Aquí lo vemos. Algunos habrán llegado hasta aquí, otros se habrán quedado muy al principio. ¿Qué tanta significación tienen las preguntas en este texto?
.
___¿Qué tipo de "lector" eres tú? (Disculpa, se me acaba el saldo).
.

3 comentarios:

Rosebb dijo...

Lo prometido: Saludos (ya me voy)... no es verdad, muy interesante tu texto, sin embargo lo que más me llama la atención es el "¿ven?" a caso hay algo oculto en eso? es que no veo al caso la explicación, los verbos, en este caso, no se pueden confundir.
Si está bueno tu texto, aún permanesco en la primera pregunta...

a.m.f. dijo...

Bueno, creo que te estas metiendo en un dilema que recuerda la controversia que causó -en su momento- el arte moderno en contra parte al arte clásico:

¿es bello? ¿me causa el mismo impacto el pensador de Rodín que el caballito de Sebastián? ¿Me conmocionan igual Vermeer y Pollock? ¿Miguel Ángel y Lichtenstein?

Creo que la respuesta radica en que no buscan lo mismo en el espectador, incluso, hay quienes no buscan nada.


too confusing or just too long?
Besos!

Maestra dijo...

Yo soy una lectora esquizofrénica e impasiblemente respondona.
Leo para encontrar mundos diferentes, pero no siempre me sorprenden, en ese caso busco -automáticamente- la sorpresa en la palabra, muchas ocasiones tampoco la encuentro y entonces...entonces mi mente empieza a recomponer la idea principal del texto (en caso de que la idea valga la pena) es ahi donde mi esquizofrenia se muestra...hasta que lo reconstruyo totalmente bajo mis parámetros personales, entonces... lo olvido. Como un libro que se escribe y en su momento fue apasionante, pero ya terminó el proceso y hay que pasar a otra cosa, por supuesto es una la perdida, ya nada se puede hacer porque o te quedas reconstruyéndolo para siempre o empiezas el otro...

Y este comentario es la prueba fiel de lo que te digo...los demás lo analizaron, yo lo respondí y eso de ven de ver no de venir...es sumamente, provocador...construiré un mundo partiendo de esa semántica aclaración.

Cocó